La única sobreviviente del ataque de lesboOdio en Barracas, Sofía Castro Riglos (50), se recupera bien. Las quemaduras del artefacto explosivo que arrojó Justo Fernando Barrientos en el hotel familiar donde vivían y derivó en un triple lesbicidio, le afectaron las manos y una parte de la cara. En una o dos semanas podría tener el alta. 

Mientras nos preocupa la evolución de Sofía y la marcha de la causa, también es necesario seguir reflexionando sobre lo sucedido. Luján Rulli y su aporte para comprender:

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *